INFANCIA

“La infancia tiene sus propias maneras de sentir, ver, y pensar”.

A diferencia de los adultos, los niños no cuentan con las mismas estrategias para gestionar las dificultades que pueden aparecer en su día a día. En muchas ocasiones, detrás de esa rabieta, existe una emoción que no logran identificar y expresan de una forma desproporcionada. Puede ser también que detrás de esos problemas escolares, exista una situación que requiera una intervención más coordinada. En los niños y niñas más pequeños, en edad preescolar (de uno a seis años) también podemos encontrar problemas. Entre los más demandados en consulta, podemos destacar:

  • Problemas de conducta (rabietas recurrentes y desproporcionadas, comportamientos desafiantes, explosiones de ira…).
  • Miedos. Es muy importante conocer el desarrollo normal de estos miedos, para diferenciarlos de los que puedan ser desadaptativos y requieren una intervención.
  • Ansiedad. Puede expresarse de distintas formas como inquietud, impaciencia, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tristeza…
  • Control de esfínteres (enuresis y encopresis).
demo-attachment-69-circle
infancia (2)

En la edad escolar (de los seis a los once años) también pueden surgir dificultades:

  • Problemas de adaptación al contexto escolar.
  • Dificultades de aprendizaje. Es el momento en que se empiezan a observar problemas como la dislexia, TDA, TDAH…
  • Problemas de conducta.
  • Déficits de habilidades sociales.
  • Ansiedad.
  • Problemas de estado de ánimo.
demo-attachment-69-circle
adolescencia

ADOLESCENCIA

“La adolescencia es la etapa más confusa. Somos tratados como niños, pero esperan que actuemos como adultos”.

Entender los comportamientos y las necesidades de un adolescente puede ser una tarea muy compleja para los adultos. Se trata de una etapa llena de cambios, tanto a nivel físico como emocional y psicológico. Una etapa en la que el “yo y la identidad personal” cobran un papel fundamental. En este momento, nuestros chicos y chicas están configurando su personalidad, y esto puede conllevar conflictos.

En la mayor parte de los casos, nuestros adolescentes se van a alejar del entorno familiar, dando mucha más importancia a la relación con sus iguales. A esto se suma la lucha por la independencia y el desarrollo de un pensamiento crítico, lo que puede llevar a problemas en el contexto familiar.

  • Baja autoestima o inseguridad.
  • Problemas de atención
  • Problemas de conducta
  • Ansiedad
  • Aislamiento social
  • Conductas de riesgo
  • Trastornos de la conducta alimentaria
  • Dificultades de relación (compañeros, padres, hermanos).
  • Consumo de sustancias

ADULTOS

Comprender tu sufrimiento, sin juzgar, de forma activa y dando valor a la totalidad de tu persona

Muchas son las personas que dan el valiente paso de iniciar un tratamiento psicológico. Los motivos son diversos, y de índole muy heterogénea. Sea cual sea el que te haya podido llevar a este punto: puedo acompañarte.

La terapia se basa en aprender herramientas que favorezcan la resolución de conflictos, potenciando la calidad de vida y el bienestar de la persona.

demo-attachment-69-circle
familia
demo-attachment-69-circle
puede ir en familia

FAMILIA

“La vida no tiene sentido sin la interdependencia. Nos necesitamos unos a otros, y cuanto antes nos enteremos, mejor para todos nosotros”. Erikson.

Encontrar el clima adecuado dentro del sistema familiar no es tarea fácil. Cada persona tiene un rol dentro del mismo, un estilo de comunicación distinto, unas necesidades que difieren de las de otro miembro etc. Todo esto puede llevar a problemas de entendimiento y discusiones constantes.

Puedo ayudaros a analizar la forma de relación predominante, identificar las dificultades y generar un ambiente más sano y cálido que favorezca el crecimiento personal.